Hablamos de tus Derechos ...

Decir que niñas, niños y adolescentes tienen derechos propios a su edad, (además de compartir los derechos básicos con el resto de la humanidad, claro), puede resultar algo obvio, natural, ...

... Es cierto.

Al decir que tienes derecho a un nombre, una nacionalidad, atención médica, vivienda, educación, etc., estamos hablando de derechos tan básicos y elementales, que no podemos imaginarnos que una persona nazca, crezca y viva sin ellos. Estamos diciendo una obviedad, verdades que de tan claras, no debería hacer falta decirlas.

Pero este planeta, al que de lejos se lo ve tan lindo y tan redondito, cambia cuando nos acercamos, y vemos que lo hicimos medio torcido, emparchado, que construimos y también destruimos. Tanto que -luego de olvidar lo que puede resultar obvio, natural, cierto-, en determinado momento de nuestra historia hemos tenido que volver a enumerar esas verdades, repetírnoslas, y unirnos como países parte de este mundo para firmarlas convirtiéndolas en un compromiso para todos.

Para no olvidarlas, y para no olvidarte...

La Convención por los Derechos del Niño (1989), no es el primer acuerdo internacional de este tipo que existe, hubo una primera declaración en 1924 (antes de que existiera la actual Organización de Naciones Unidas), otra en 1948 y otra en 1959. Cada uno de estos nuevos instrumentos es más claro, más minucioso, más específico que el anterior. Los primeros acuerdos no obligaban a los países a hacer respetar esos derechos, eran algo así como una recomendación … La Convención por los Derechos del Niño (CDN), sí obliga a los países que la ratificaron (la firmaron y luego confirmaron su apoyo), a cumplirla.

La novedad en esta Convención de 1989 es que los países firmantes no sólo están obligados a reconocer los derechos de Niñas, niños y adolescentes, sino que tienen que poner todos los medios a su alcance para que estos se hagan realidad.

La Convención del ’89 se firmó para que deje de ser una obviedad enumerar derechos básicos y elementales de niñas, niños y adolescentes, y todos nos comprometamos para que comiencen a ser realidad.

Es un “compromiso” que hay que respetar y hacer todos los cambios necesarios para que todos y cada uno de tus derechos se cumplan, en cualquier caso y en cualquier lugar del planeta.

¿Quién eres tú?

En este proceso que va de Declaración en Declaración hasta la última Convención (la CDN), se fue superando aquella idea de que las niñas, niños y adolescentes son algo así como “patrimonio de los adultos” (¡!!) … Entonces no estaba tan clara la diferencia entre el cuidado que te debían y tu propio lugar en este mundo.

A ti te consideran ciudadana y ciudadano. Con menor edad, con menor experiencia, con -quizás- mayores urgencias que los ciudadanos adultos, pero eres sujeto con plena ciudadanía: un ‘sujeto de derecho’; o sea, te consideran capaz de ejercer tus derechos y de exigirlos!¡Qué novedad, menos mal que se han dado cuenta!

La CDN contiene 54 artículos. Por primera vez en un instrumento internacional de este tipo, se incluyen todas las categorías de Derechos (los civiles, los políticos, los sociales y los culturales), para todas y todos los menores de 18 años (así que ya no son tanto ‘del niño’ solamente, no?...)

Ninguno de los derechos enumerados en la CND tiene mayor importancia que otros: TODOS los derechos deben cumplirse.

Tienes Derecho a recibir una buena educación, y TAMBIEN a recibir cuidados médicos, y TAMBIEN a recibir el cariño de tus padres, de tu familia, y TAMBIEN tienes derecho a jugar! … (si, también a jugar)

Las niñas, niños y adolescentes, tienen derecho a TODOS estos Derechos, y no basta que se apliquen unos sí y otros no:

SE APLICAN TODOS, PARA TODAS Y TODOS...

Y Cuidado: esto hay que tomárselo muy en serio…

La CND es el tratado de derechos humanos más ratificado de la historia del Derecho universal!... (fue firmado, confirmado, y luego –en un proceso más lento- aplicado a la legislación de cada país)

Sólo dos países miembros de Naciones Unidas no lo han firmado aún (¿por qué?... ¿?): Estados Unidos y Somalia.

¿Qué implica esto para cada país?

Los países firmantes están obligados a realizar todas las reformas necesarias (legales, sanitarias, educativas, etc.), para que todos estos –Tus Derechos- se cumplan. Y si no sirven las leyes actuales, o no alcanzan, DEBEN promulgar nuevas leyes y crear organismos que se dediquen específicamente al tema de la infancia.

No todos los países tienen los mismos recursos para mejorar la vida de sus niñas y niños, esto está claro, pero igualmente TODOS están obligados a consagrar leyes y fijarse metas en el avance de estas mejoras.

Cada uno de los estados debe presentar informes de estos avances al Comité de los Derechos del Niño. De esta manera responden internacionalmente por sus acciones.

¿Qué más podemos hacer para que esto no quede sólo en palabras?

En principio debes conocer tus derechos, y aprender a defenderlos.
Sea cual fuere el color de tu piel, tu religión, tu lugar en la sociedad, nadie puede discriminarte (Art. 2). Defiende tu derecho a ser escuchada/o y a ser respetada/o. (Art. 12).

La CDN da marco para un nueva relacionamiento entre niñ@s y adultos. Tu opinión importa y debe ser tomada en cuenta.

 

Carlos D. PÉREZ
Coordinador General de REDH
Red Solidaria por los Derechos Humanos

Baja el texto de esta página a tu PC (Archivo zip 6 Kb)

Principal >> Curiosidades >> Volver

Volver a la página inicial...

© 2004 Amigos de la Tierra / COMUNICATE CON NOSOTROS!!:

 

Por sugerencias, consultas, comentarios, pedidos, envio de material: amigos@somosamigosdelatierra.org

Para enviar tus dibujos, reportar links rotos, problemas con la pagina, etc.: webadmin@somosamigosdelatierra.org